Skip to main content

IA, Big Data e innovación digital: cómo están cambiando las industrias

Una de las tecnologías de más rápido desarrollo en la actualidad es la llamada IA (Inteligencia Artificial), que ha ido avanzando a pasos agigantados en los últimos años. Big data es un eslogan esencial que es familiar para muchas personas. En realidad, se trata de grandes cantidades de datos, cuyo procesamiento haría sudar a los científicos si tuvieran que analizar los datos sin ayuda técnica. Esto significa que el futuro del mundo digital radica en la interacción de AI y BD (Big Data).

En este entorno, muchos emprendedores están expuestos a una alta presión y llevan mucho tiempo perdiendo la cabeza ante posibles escenarios futuros. ¿Qué industrias o sectores seguirán aumentando con la ayuda de las innovaciones digitales, quién se quedará atrás y cómo puede prepararse para este cambio? El siguiente artículo trata sobre estas cuestiones.  La tecnología digital está cambiando permanentemente el mundo tal como lo conocemos hoy. Ya se está diseñando una nueva pintura del futuro, aunque el desarrollo de la IA aún está en su infancia. La inversión actual en tecnología digital es alta y se cree que el capital invertido aumentará exponencialmente con cada año que pase.

Cómo están cambiando las industrias por la tecnología

Transporte y movimiento de mercancías

El tráfico es la sangre que fluye incesantemente por las venas de nuestra civilización digital y debe seguir fluyendo. Ya hemos visto automóviles autónomos de Google, Tesla y Uber que actualmente aún no están permitidos legalmente en muchos países. Pero en unos pocos años, el conductor, que actualmente es obligatorio, podría ser reemplazado y el número de «autos inteligentes» podría aumentar rápidamente. Esto no solo afectará la forma en que nos movemos, sino que también afectará la forma en que se mueven las mercancías. Por tanto, algunos puestos de trabajo desaparecerán, otros se añadirán.

Esta es una evolución interesante para los emprendedores de esta industria: no puedes perderte este cambio porque este desarrollo no solo afectará al transporte privado, sino también al transporte por camión, tren, autobús y aéreo. Los metros autónomos son un anticipo de dónde podría llegar literalmente el viaje. En 2015, por ejemplo, los trenes subterráneos sin conductor transportaron alrededor de mil millones de pasajeros, y la tendencia va en aumento. Francia es pionera en este ámbito y hace cinco años ya utilizaba este sistema de conducción autónoma en cinco ciudades. Ya sea en París, Roma, Londres, Budapest o Copenhague, la innovación prometedora ya se ha convertido en nuestro presente. 

Sistema de salud

En este sector, las posibilidades que traen consigo las tecnologías futuras parecen casi ilimitadas. La inteligencia artificial puede ser útil en operaciones o en una práctica médica, por ejemplo. En Europa, por ejemplo, hay cierto proyecto que está siendo apoyado actualmente con alrededor de 1,5 millones de euros, cuyo enfoque es un “Asistente conectado”. Esto ya podría combinar información útil sobre la longitud de los tumores con una vista de cámara en vivo durante la operación. Sin embargo, la IA también aporta muchas ventajas en el campo de la ciencia porque tiene un factor económico decisivo: hace que las previsiones sean más asequibles.

La inteligencia artificial puede, por ejemplo, predecir desarrollos o buscar a través de una gran cantidad de material de imagen en muy poco tiempo en busca de signos de cáncer. Esto, a su vez, puede ayudar a desarrollar fármacos más rápidamente o descubrir nuevos tratamientos. Los tratamientos médicos individualizados, en particular, se benefician de estas innovaciones. Esto podría reducir drásticamente los costos en todo el sistema de salud. Porque el desarrollo de fármacos mediante estudios clínicos tradicionales a menudo lleva décadas y cuesta miles de millones. La IA puede acelerar el proceso y, por lo tanto, reducir los costos. 

Marketing

Las innovaciones digitales como BigData e IA ya se utilizan todos los días en esta rama de la industria. El ejemplo más conocido es el motor de búsqueda de Google. Busca en innumerables fuentes en muy poco tiempo la información adecuada y la transmite al usuario respectivo en unos pocos segundos, independientemente de dónde se encuentren.

La inteligencia artificial también ha jugado un papel durante mucho tiempo en el análisis del comportamiento del consumidor de los clientes potenciales. Por ejemplo, en función de sus pedidos anteriores en Internet, las páginas en las que hicieron clic, preferencias e intereses, se muestran a los usuarios otros productos adecuados que también pueden interesarles. Al igual que la publicidad a medida, el contenido editorial también se puede adaptar de forma óptima al cliente. Es previsible que estos logros se necesiten de forma cada vez más intensa durante los próximos diez años. Mucho está dirigido a la tendencia hacia la individualización.

Sector financiero

Ya no es un secreto que la IA se utiliza en gran medida en la industria financiera. Basta pensar en «Aladdin», el sistema de análisis de datos inteligente de la empresa financiera BlackRock. La plataforma de gestión de riesgos gestiona enormes procesos informáticos. Incluso cientos de personas no pueden realizar análisis tan rápidos al mismo tiempo. 

Como en muchos otros casos del sector financiero, se trata de algoritmos capaces de aprender y, por tanto, en constante desarrollo. La inteligencia artificial ya ha demostrado su eficacia en el comercio porque puede procesar una gran cantidad de datos y, por lo tanto, predecir tendencias futuras. Dichas tecnologías también pueden reconocer patrones en los intercambios e indicar una posible repetición en el futuro. Como puede verse en los ejemplos, la IA ya se está utilizando para facilitar las decisiones financieras. 

Muchas otras industrias

Los segmentos de mercado mencionados aquí son solo un puñado de ejemplos: muchos están en constante movimiento y cambiarán fundamentalmente en los próximos años. En 2018, por ejemplo, las ventas globales de inteligencia artificial aún eran de 7.300 millones de dólares, pero los expertos dicen que deberían ser de 90.000 millones para 2025.

Para mucha gente esto significa repensar. Tienes que adaptarte a las nuevas circunstancias y, por supuesto, desarrollarte más. Algunos volverán a capacitarse o comenzarán una nueva formación en negocios digitales, porque este cambio es comparable a la época de la revolución industrial. Ha comenzado la era de la innovación empresarial digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *